domingo, 8 de enero de 2017







PÁJAROS 


Fotos realizadas por Paco Castillo, en estos lares y otros países. 1ª parte)

Hace meses, comentando un libro, dejé caer que les llegaría su turno.
Va a ser, literalmente, un comienzo de altos vuelos. No por mí, por ellos.

 Os están esperando...




De alguna manera también escriben en el cielo con su vuelo, batiendo las alas, o posados. 







































































Yo los observo y logro con frecuencia descifrar lo que dicen. Otras veces, sencillamente, nunca lo sabré, por más que mis ojos traten de retenerlos a pesar de estar cada vez más altos, cada vez más pequeños, siempre lejos, siempre...


















¿No seré yo quien esté lejísimos?





Me cuentan cosas..., que vienen de tierras remotas y frías, o de un lugar tórrido, pero igualmente distante. Otros me descubren que su único escenario conocido es el mismo que yo contemplo.




















O que disfrutan allá arriba, flotando, mecidos por el aire, atravesando las nubes, en compañía de aquella soledad y silencio que intuyo alzando la vista, desde aquí a ras del suelo.
Algo así debió pensar Jacques Perrin al filmarlos... Los nómadas del viento.





























O que buscan algo que comer...




Algún amor...















También qué admirar...













O ser admirados...





Y huir...








¿Hacia el silencio?






No lo sé...



De repente somos los observados, ellos también nos miran. A mí no me importa que, a su modo, también "me lean".











Me enseñan sus palabras aéreas..., que hagan lo propio conmigo, aunque ignoro que aprendizaje se llevarán leyéndome, levantando el polvo con mis pies. Creo que yo extraigo más de ellos que al revés. En cualquier caso es justo dar lo mismo que recibes. Tratándose de ellos soy un libro abierto... Incluso nos guían hasta... los libros.




Sí, nos miran...




Hasta que un día se cruza en mi camino, o yo en el suyo, un árbol flacucho, como falto de cariño, de una mano que lo acaricie, sin pájaros, casi parece sin vida...

¿Y qué me puede contar ése?

Pues mirad, al contrario, él lo ha dicho todo, acaba de contaros acerca de mí. Y sobre los pájaros que escriben en el cielo.




Lo sabía todo de todos. Y lo contó.





Os deseo muy buen año 2017. Con salud.

Me voy a ver unos pájaros, ese cielo de allá promete...